Mi nombre es Michael Nyman

| 19 Junio, 2017
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Print this pageEmail this to someone

 

Michael Nyman

 

El pasado sábado 17 de junio tuve la oportunidad de escuchar a Michael Nyman dentro del ciclo de “conciertos esenciales” del Teatro Leal de la Laguna. Un músico que no necesita presentación, conocido internacionalmente por su trabajo como compositor en la banda sonora de películas tanto independientes como de la industria hollywoodiense, entre ellas Gattacca y, sobre todo, El Piano. Con un teatro lleno y las entradas agotadas, el concierto consistió en una serie de piezas que acompañaron la proyección de varios cortometrajes de corte minimalista y experimental, algunos grabados por el propio Nyman.

El minimalismo se ha hecho inmensamente popular en la música actual para piano, y con frecuencia nos hallamos ante un tipo de música ideal para el mundo audiovisual. Pese a que existen piezas realmente interesantes en este estilo, suele tratarse de una música sencilla, sin un discurso propio que capte la atención del oyente al tener que subordinarse a la imagen. Este fue el caso del concierto al que asistimos ayer. Nyman planteó un concierto dividido en tres bloques, con sólo dos descansos para saludar, interpretando una pieza detrás de otra. El problema fue la absoluta falta de contraste entre ellas, sólo rota por la celebérrima The heart asks pleasure first, así como por Big my secret, que fueron con diferencia las más interesantes del programa. El resultado fue monocromo, una serie de bucles en ocasiones con armonías muy interesantes, pero casi sin diferencias en el tempo, y con una textura prácticamente invariable: melodías sencillas y repetitivas en la mano derecha acompañadas por tríadas en bloque en la mano izquierda.

Quizá la experiencia hubiera sido más llevadera con una interpretación solvente, pero esta fue mediocre. La práctica ausencia de matices, variaciones en el tempo y el toque machacón de Nyman fueron una constante de principio a fin. La amplificación del piano no fue buena, con una sección grave muy descompensada respecto de la aguda. Las constantes interrupciones en el fluir de la música para poder pasar las páginas de las partituras llegaron a ser molestas, algo con lo que un concertista con experiencia debería haber tenido más cuidado.

En resumen, un concierto desganado que no cumplió con las expectativas creadas, y que sin embargo concluyó con una ovación a la que el compositor y pianista respondió con una breve propina, repitiendo una de las piezas interpretadas. Este es un hecho que da que pensar. ¿Hubiera reaccionado así el público si el nombre del pianista no fuera Michael Nyman?

 

Ernesto Mateo
Compositor, intérprete y presidente de Promuscan

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Etiqueta: , , ,

Categoría: Gran Canaria, Tenerife, Música

Los comentarios están cerrados

banner ad
banner ad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies