No toquen a la Banda

| 22 agosto, 2015

En Ramallo se está produciendo un verdadero despojo cultural. No toquen a la Banda (por Elvio Zanazzi)

No toquen a la Banda. Foto de Rogelio Di Pasqua

Maestro Rogelio Di Pasqua

Para los lectores que no son del Partido de Ramallo es necesario explicar de qué Banda hablo. Se trata de la Banda Popular Infanto Juvenil, una institución cuyo origen se remonta al año 1900. La Banda de músicos es Ramallo, las retretas de Sabino Sica, uno de sus directores de muchos años, es Victorio Iezzi, es Enrique Cariboni y muchísmos más, muchos más de lo que ustedes, lectores y lectoras del mundo, se imaginan. Hace ya largo tiempo uno de sus maestros, don Rogelio Di Pasqua, cumple funciones enseñando música, de lunes a viernes, todo el año. Rogelio tiene más de ochenta años y un amor por la Banda que se explica en la foto que le fue tomada ayer, 21 de Agosto de 2015, mientras la tristeza y la impotencia rondaba el mediodía.

Ayer no fue un día común para la Banda Infanto Juvenil, ni para sus integrantes, que entre músicos estables de y alumnos de la escuela de música andan rondando los trescientos integrantes. Ayer, la Banda, las madres y padres, los vecinos comunes y corrientes, se movilizaron para reclamar un dinero que le deben desde hace muchos años. Se lo debe otra institución, licenciataria del Bingo Ramallo. Se lo debe la Biblioteca Popular José Manuel Estrada, que en el año 1997, se comprometió a otorgarle a la Banda Infanto Juvenil de músicos de Ramallo el 15 % del beneficio del Bingo Ramallo.

Bingo Ramallo es una empresa cuya licencia le fue otorgada a la Biblioteca José Manuel Estrada y ésta terciarizó en una sociedad anónima particular. Nunca la Banda recibió ese 15 %. Casi dieciocho años han pasado y en ese transcurrir la Banda se sostiene con una cuota social de 10 pesos, un subsidio municipal que fue durante años equivalente a un rango de Director y luego lo bajaron a uno menor, y que la Banda Infanto Juvenil cobra salteado, según el humor, la predisposición o vaya a saber qué razones de los funcionarios municipales.

No toquen a la Banda. Documento mediante el cual la Biblioteca dice que dará el 15 % a la Banda

Documento mediante el cual la Biblioteca dice que dará el 15 % a la Banda

La cifra que la Biblioteca Estrada le debe a la Banda es millonaria. No sé qué dirán los jueces que deben fallar por el juicio que la Banda Popular Infanto Juvenil, organización no gubernamental legalmente constituida, le inició a la Biblioteca Estrada. No sé por qué el gobierno municipal de Ramallo ha evadido intervenir en semejante desparpajo, en tremendo despojo, hacia una asociación civil que es sin dudas la mejor institución del Partido de Ramallo, lejos.

Enseña música gratis, les da a los músicos la vestimenta, les da a los músicos los instrumentos musicales. Todo gratis. ¿Sabe usted lo que cuesta un redoblante, una tuba, un clarinete, un saxo, un bombo? La Banda hace milagros, porque no roba. El músico Julio Clark, hijo de esa Banda, agradecido de ella, artista fundador e integrante histórico del reconocido grupo La Mosca Tse Tse, dirige Banda la gratis, sin cobrar un sólo peso, poniendo de su bolsillo inclusive.

Y ante tanta generosidad de mucha gente atenta la impunidad, la concomitancia política. Porque hay que decir claramente que la Biblioteca Popular José Manuel Estrada, muy cuestionada pública y legalmente por la poca claridad en el uso de los millonarios recursos que recibe, comparte su conducción con funcionarios o ex funcionarios del gobierno local. Resulta sumamente sospechoso, y la comunidad de Ramallo tiene total derecho a sospechar, cuando la Municipalidad de Ramallo no protege ni defiende a una institución como la Banda Infanto Juvenil y al mismo tiempo comparte a través de punteros, diputados y ñoquis que no saben donde poner a hervir, una coparticipación efectiva en la conducción de la Biblioteca.

¿Qué razones hay para que, estando enterado el Intendente de Ramallo de la poca transparencia que está a la vista, de la magnitud económica de los recursos que Bingo Ramallo deposita a diario, que debería manifestarse por lo menos en un edificio bibliotecario de ciento cincuenta pisos, no tome cartas en el asunto?

¿Qué razones hay para que cuando la cooperadora del hospital de Ramallo necesitaba dinero para comprar una ambulancia y el administrador del Bingo le manifestó al Intendente que con tres cuotas del dinero que se llevaba la biblioteca, o sea con tres meses de ese dinero, podía comprar una ambulancia, el Intendente no concurriera a la reunión?  Esa reunión se realizó en la misma sede de la Biblioteca, a la que asistí, y nos encontramos con la sorpresa no sólo de la ausencia del intendente que el día anterior nos había dicho que iba, sino con que habían cambiado de repente la comisión de la Biblioteca. De pronto, el nuevo presidente era un Diputado provincial, mano derecha e izquierda del intedente municipal. Entonces, la concomitancia política me da derecho a la sospecha por el uso de la caja, gran caja, grandísima caja.

Señoras y Señores, como dicen las presentaciones protocolares: DEVUELVAN LA PLATA QUE LE PERTENECE A LA BANDA INFANTO JUVENIL DE MÚSICOS DE RAMALLO.

Seguramente seré concejal a partir del 10 de Diciembre de este año, no lo digo por interés de campaña, sino porque es un hecho probable en la matemática electoral. Si me toca entrar, si nos toca gobernar por gracia del pueblo, voy a intentar, vamos a intentar, devolverle la dignidad a la Banda Infanto Juvenil, y meter el cuchillo hasta el hueso contra la impunidad.

Elvio Zanazzi

 

Etiqueta: , , , ,

Categoría: Elvio Zanazzi, Espacios Culturales, Historia, Música, Opinión, Ramallo

Los comentarios están cerrados

banner ad
banner ad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies